Rostro y Corazón

Rostro y Corazón es resultado de una serie de esfuerzos por difundir la danza en su diversidad y riqueza cultural, llevados a cabo por un grupo de personas danzantes en su mayoría, interesadas en la difusión e intercambio de opiniones con respecto a la danza conocida como de concheros y la rama denominada como cultural o de mexicanidad.

Durante siglos desde la llegada de los españoles, la danza conocida como de concheros ha sido autosuficiente para satisfacer sus necesidades y para resolver sus problemas, aún a pesar de las vicisitudes impuestas por el colonialismo que llegó con los europeos en el siglo XVI al territorio de lo que hoy llamamos México.

La danza adaptó sus estructuras autóctonas de organización, tan eficaces e ingeniosas, que hasta la fecha han logrado no solo mantener vivos los principios de su tradición, sino que incluso lograron que se expandiera como ninguna danza ni tradición nacional. Pero también estos modos en la actualidad han sido rebasados y también han sido insuficientes para mantener una continuidad en las formas tradicionales.

La cantidad de grupos y danzas así como de sus diversos modos de pensar han hecho que la comunicación y la organización hayan dejado de ser tan eficaz y operativa en algunos aspectos fundamentales para preservar los principios básicos de su cosmovisión, que en muchos casos se ha visto alterada, modificada o cambiada. Sin embargo esta problemática y crecimiento desordenado, ha sido una riqueza que no siempre ha sido aprovechada o entendida a cabalidad, lo que ha provocado que en algunos casos la danza esté dividida en disputas estériles, como lo ha sido la confrontación “mexicanidad vs tradición”. Cuando visiones tan aparentemente discordantes se han comunicado y se han escuchado las afinidades han relucido con más fuerza que las diferencias.

Lo que en buena medida propicia estos malos entendidos y roces es la falta de conocimiento mutuo, de aprender a escucharnos y perder el miedo a la comunicación y al reconocimiento del otro. Incluso debatir y confrontar ideas en un marco de respeto y empatía.

La mayoría de intentos por “unificar” la danza lograr una visión única y lo que han logrado es más desavenencias que soluciones. Ya que esto trastoca una las características más emblemáticas de estas danzas y es su diversidad. Imponer un modelo único solo logra más dispersión y más renuncia a aliarse en objetivos comunes que a pesar de esta diversidad hay y que son muy poderosos, como la búsqueda de la raíz autóctona o la defensa de los espacios ante el acoso constante de los gobiernos.

En este caso Rostro y corazón, se ha propuesto no generar esta “gran” visión única, ni ser el espacio de una de las corrientes, lo que hemos pretendido es que nos escuchemos que nos comuniquemos aprendamos de las experiencias ajenas y propias a través del intercambio de información y e ideas. Inicialmente rostro y corazón fue un proyecto radiofónico en la radio pública (Radio Ciudadana IMER 2007-2009)

Posteriormente, como revista impresa 3 números (2012-2013), recientemente en la plataforma de youtube, como programa trasmitido en vivo (2015). Ahora presentamos la continuidad de este esfuerzo en un blog, que mantiene las premisas iniciales y que las amplia al campo de la difusión de los trabajos de investigación que son realizados, primordialmente, por los propios danzantes.

José Antonio Cruz Rodríguez Tlacuilo Octubre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *